Archivos

Cómo superar una ruptura de pareja

Las rupturas son un momento de la vida en el que casi todo el mundo lo pasa mal, sobre todo, normalmente, la persona que ha sido dejada. Ya vimos cómo mantener la dignidad después de una ruptura pero hoy vamos a daros algunas pautas para que podáis pasar las fases de la ruptura entendiéndoos a vosotros mismos.

Debemos permitirnos el llorar y expresar nuestros sentimientos. Aunque la otra persona no lo merezca, no debemos anular nuestra necesidad de llorar, gritar o golpear cosas. Es importante proponerse el superarlo pero jamás dejando de lado lo que sentimos en cada momento.

La ruptura de una pareja conlleva también un cambio en nuestro estilo de vida. Debemos agarrarnos a nuestras amistades y familiares y permanecer activos para que todo fluya de manera más rápida y podamos adaptarnos a la nueva situación. No podemos quedarnos en casa lamentándonos todo el día.

No te pongas a pensar en qué has hecho mal o qué ha pasado para que le hayas dejado. Seas tú o la otra persona quien haya dejado la relación, no volverá a arreglarse por estar pensando todo el día en lo pasado. Si ya no estáis juntos es porque algo no iba bien, déjalo estar y sigue hacia delante.

El rencor tampoco es un buen aliado. Normalmente cuando nos dejan tendemos, después de unos días, a odiar a la que fue nuestra pareja, y concentramos más esfuerzo en desearle el mal que en buscarnos nuestro propio bien. Al igual que en el punto anterior, deja lo pasado atrás y concéntrate en avanzar por el buen camino.

Es importante que analices tu situación y pienses en qué cosas te llenan, qué quieres hacer y, también, entender que habrán personas a las que ya no veas con tanta frecuencia. Amistades o familiares de tu pareja ya no estarán en tu vida como antes, es doloroso pero suele ser así. Haz nuevas amistades y afianza las que ya tienes aún más.

En resumen, no debemos dramatizar ni encerrarnos en casa. Expresar como nos sentimos es el primer paso para superarlo y debemos tener una conversación con nosotros mismos para ver cómo va a seguir nuestra vida.

 

 

Consejos para discutir menos en pareja

En una relación es imposible que no hayan roces y discusiones cada cierto tiempo, lo preocupante es cuando estas situaciones pasan a ser lo normal y habitual, ahí es cuando debemos plantearnos qué problemas tenemos en nuestra pareja.

El principal motivo por el que la mayoría de las parejas discuten es la falta de empatía y el no querer ceder ante el otro. Hoy os traemos algunos consejos para que apliquéis ambos cuando discutáis para que así el asunto quede resuelto sin tener que estar días sin hablaros. Estos consejos, si se aplican, se traducirán en que a la larga vais a discutir menos.

Escuchar. Está claro que el primer consejo iba a ser este. Cuando discutimos con nuestra pareja estamos tan obsesionados en pensar qué responder y obcecados en nuestro pensamiento que no solemos escuchar los argumentos contrarios, por lo que si no llevamos razón tampoco entenderemos porqué.

El trasfondo. Cuando una pareja discute día sí y día también hasta por el olor del suavizante de la ropa, es síntoma de que hay algo más profundo sin resolver. Debemos cada uno plantearnos si tenemos algún tema pendiente que no hemos hablado o perdonado para que no sigan sucediendo este tipo de discusiones bobas.

Razona. La mayoría de las discusiones comienzan por detalles bobos, y mientras van desarrollándose es cuando empezamos a echar cosas en cara e incluso a faltarnos el respeto con insultos. Debemos plantearnos si merece la pena comenzar una discusión por temas tan absurdos.

Compromiso. Si ambos estáis hartos de discutir, echad un vistazo a los anteriores consejos y poned los dos de vuestra parte para que empecéis a discutir menos. Una buena forma es acordar una «acción de freno» cuando uno vea que el otro empieza una discusión y recordarle el compromiso.

Cómo saber si vuestra relación es seria

Cuando conocemos a alguien y surge esa chispa, no debemos precipitarnos y decidir que será el amor de nuestra vida. Al principio debemos disfrutar de lo que se nos brinda y dejar que todo fluya a su ritmo.

Es normal que pasado un tiempo, empecemos a pensar en un futuro y, si esa persona nos aporta cada vez mejores cosas, querremos que el futuro sea a su lado. Lo primero, antes de plantearle a la otra persona esa conversación tan seria, será asegurarnos de que nosotros buscamos algo serio y de que queremos que sea la persona con la que lo hagamos.

Si llegado el momento, la otra persona pone excusas o evita el tema de conversación sobre si la relación es seria, está claro que no está lista o no busca una relación de futuro. Otro dato que debemos tener en cuenta es si esa persona nos introduce en su círculo de confianza. Presentarnos a sus amigos, querer conocer a los nuestros e incluso a la familia son pistas de si quiere o no seguir hacia delante con lo nuestro. Otro dato es que no sube fotos de ambos a sus redes sociales o trate de ponerse en contacto con nosotros por esa vía.

Si pasados unos meses notamos que esa persona ya no es tan atenta, no nos llama e incluso no le apetece tanto salir con nosotros, debemos plantearnos si no estará tratando de alejarse y romper lo poco que había entre los dos.

Por otro lado, hay personas que saben lo que quieren y lo dicen desde un primer momento. Si la persona nos gusta y de entrada nos ha dicho que no quiere nada serio, es muy bonito soñar, pero no debemos plantearnos esperar a que cambie de opinión porque acabaremos mal nosotros. Podemos o bien cortar por lo sano y evitar sufrimiento o disfrutar conscientemente del tiempo que estemos juntos, sabiendo que tendrá un fin.

5 cosas que no soportas de tu pareja

En todas las parejas hay un momento en el que nos paramos a pensar y hacemos una lista mental de lo bueno y lo malo. Si gana lo bueno es que todo va bien pero, si lo malo tiene más lineas que lo bueno, puede que tengamos que replantearnos la situación entre los dos. Aquí te dejamos algunas cosas que seguro tu tampoco soportas de tu pareja.

1. Que te ignore. Muchas veces cuando hablamos de algo o pedimos un favor y nuestra pareja no nos hace caso, ya sea por su costumbre de estar en otro mundo o porque está con el teléfono o con la TV. Empezamos a elevar el tono en el que se lo pedimos o simplemente pasamos de repetir las cosas, quedándonos frustrados.

2. Exceso de confianza. El dejar la puerta del baño abierta o dar rienda suelta a sus momentos más íntimos es algo que no todo el mundo tolera y puede ser un motivo de conflictos, hay que dejar los límites bien marcados desde el principio.

3. Moverte las cosas. Esto sucede cuando has dejado todo colocado y ordenado en su sitio y tu pareja pasa como un tornado dejando todo tirado y moviendo las cosas de lugar.

4. Dormirse primero. Os vais a dormir pero tu pareja siempre se duerme antes y tú tienes que quedarte aguantando sus ronquidos y sus conversaciones en mitad del sueño. Igual oyes algo desagradable.

5. Menciones a su ex. Sucede sobre todo al comienzo de la relación. No para de contar historias en las que su ex comparte escena y cada vez que vais a un sitio ya ha estado anteriormente con esa ex pareja a la que tanto asco le habéis cogido ya.

Sea como sea, las relaciones no son todo lo bonito que nos gustaría, pero por eso se llaman relaciones, si no se llamarían películas de ficción.

 

 

Señales de que tu pareja te es infiel

Las dudas con respecto a la fidelidad de nuestra pareja pueden apoderarse de nosotros en cualquier momento, pero sobre todo en esas épocas en las que estamos más irascibles y las discusiones son parte del día a día de nuestra relación. Estar atentos a algunas señales puede marcar la diferencia y que nos enteremos antes de que todo vaya a más.

Se cuida más que antes. Si tu pareja, sin prescripción médica, empieza a cuidarse más, comer mejor y hacer más deporte puede que esté intentando agradar a alguien más que a ti o tratando de ser infiel.

Tiene nuevos gustos. De repente conoce nuevos cantantes o se interesa por cosas a las que antes no prestaba atención y que no tienen nada que ver contigo. Tu pareja puede estar obteniendo nuevos intereses compartidos con otra persona.

El teléfono móvil. Actualmente, la mayoría de infidelidades se descubren registrando el móvil de las parejas. Aunque es ilegal, sí lo es, si nuestra pareja está muy pendiente del móvil, recibe llamadas a horas poco lógicas, habla en voz baja o abandona la habitación en la que estamos, puede que sea señal de que no quiere que le descubramos.

Relaciones íntimas. Cada vez le apetece menos mantener relaciones y pone excusas como que está cansado o que tiene que madrugar.

El ritmo de vida. Si tu pareja es de horarios fijos y de repente comienzan a haber muchas reuniones de última hora o quedadas con amigos que antes no habían puede que tu pareja se esté alejando de ti.

Mensajes subliminales. Todas las personas, cuando tratamos de ocultar algo, cometemos fallos. Nombrar lugares en los que no nos ha dicho que ha estado o hablar en exceso de una nueva persona pueden ser claves para interpretar lo que trata de ocultarnos.

Frases que no debes decirle a tu pareja nunca

 Muchas frases de las que le decimos a nuestra pareja pueden sonar a tópico y podemos creer que no tienen el significado que se les aplica en series o películas, pero lo cierto es que en la actualidad, la mayoría de las frases «comodín» tienen un efecto drástico en la pareja. Aquí vamos a dejarte algunas cosas, como consejo, que no debes decirle a tu pareja a menos que quieras crear una situación incómoda o un enfrentamiento.

«Tenemos que hablar»

La frase por excelencia de la televisión. Esta frase, como hemos dicho antes, pone en sobre aviso a nuestra pareja y puede llegar a interpretar que estamos apunto de romper o de confesar una infidelidad. Utilizar otras similares como «¿podemos hablar?» o «hay que aclarar algo» disminuirá la sensación de incomodidad.

«Mi ex…»

Lo pasado pasado está. No intentes recrear situaciones ni sentimientos con tu actual pareja de los que tenías con la anterior. Todo lo que tienes ahora será diferente y a tu pareja no le gustará en absoluto, te lo aseguro, que le compares o le hables de un ex amor tuyo.

«No sabes…»

Lo importante es intentarlo. Por mucho que veamos que nuestra pareja se obceca en hacer algo y  no lo consiga, no debemos desanimarle. Interrumpirle o intentar hacerlo nosotros bajará su autoestima y puede que piense que estamos despreciándole.

«Si me quisieras…»

Tu pareja damos por hecho que está contigo porque te quiere. Tus necesidades y caprichos debes hablarlos y no imponerlos. Si le chantajeas con esta frase, seguramente conseguirás lo contrario de lo que esperas y, además, acabarás haciéndole sentir incómodo. Seguro que tú tampoco cumples todos sus deseos.

«Es mí…»

Cuando una pareja está junta, y sobretodo cuando conviven en el mismo hogar, la mayoría de cosas pasan a ser de ambos, son cosas de la casa. Cada uno puede tener cosas propias, pero no ataques en una discusión, por ejemplo, con esta frase porque lo único que harás es alejarle y hacerle sentir fuera del núcleo familiar que estáis formando o habéis formado.

Las parejas que se conocen por Internet duran más

Así es, a pesar de lo que muchos creen, en la actualidad las parejas que se han formado a a través de Internet, sea dónde sea (foros, juegos online, chats, webs de contactos, etc.) son las que más porcentaje de seguir juntas tienen.

Muchos creen que conocer a alguien por Internet conlleva mentiras, gente poco agraciada físicamente o cosas igualmente negativas, pero lo cierto es que se ha convertido en la forma más fácil y rápida de conocer gente, y ahora también la más efectiva.

La Academia Nacional de las Ciencias en Estados Unidos ha realizado un estudio en el que se han analizado a 20.000 personas que contrajeron matrimonio entre los años 2005 y 2012. El resultado obtenido es que de estas parejas, el 35% se había conocido a través de Internet, y sólo el 7% se había divorciado. Las personas que no se habían conocido por Internet tuvieron un porcentaje más alto de divorcio. El estudio concluye que, aquellas parejas formadas en la red tienden menos a separarse y duran más en el tiempo que las que lo han hecho de otra forma. El estudio ha tenido en cuenta todos los sitios posibles en lo que una pareja puede haberse conocido por Internet.

Muchos expertos, a raíz de este estudio, han querido averiguar porqué aquellas parejas formadas por Internet tienen una esperanza mayor que las que no lo han hecho. Según algunos, esto puede deberse a que las personas que se conocen a través de Internet se toman más tiempo para conocerse y profundizar, además de poder ser más selectivos, debido a lo fácil que es conocer gente de cualquier sitio y que se adapte más a sus gustos. Un dato muy curioso es que ya un tercio de los matrimonios se han conocido por Internet, esto es, uno de cada tres matrimonios.

5 cosas que toda pareja debe hacer

 

Las parejas, pasado un tiempo, empiezan a adquirir malos hábitos, derivados del desgaste y de la continua despreocupación por ambas partes. Aunque es comprensible y normal que las parejas no pueden ser iguales al principio que pasados 10 años, está en nuestras manos el hacer que las cosas progresen a mejor y tratar de solucionar aspectos que pueden empeorar aún más el estado de nuestra pareja. Hoy os vamos a comentar 5 cosas que toda pareja debe hacer para cuidar «la llama del amor»:

1. Endulza el oído. Los piropos, unas palabras bonitas, todo esto va desapareciendo con el tiempo. Dedícale a tu pareja todas las mañanas alguna frase que le haga empezar bien el día y que se sienta seguro/a.

2. Dedicarse tiempo. Ya sea por el trabajo, la casa o incluso los niños, pasar tiempo juntos no es sentarse a la mesa o en el sofá uno al lado del otro. Hablar, compartir las experiencias del día y saber que el uno puede contarle todo al otro.

3. No prometas lo que no vayas a cumplir. Tratar de satisfacer a nuestra pareja es algo muy bueno. Intentar ayudarle en su realización o en sus caprichos está bien pero no se debe prometer nada que no se sepa seguro que se va a poder cumplir. Eso, lo único que hará es que nuestra pareja se desilusione y pierda fe en nosotros.

4. La comunicación. Posiblemente una de las partes que más se descuida y de las más importantes para que una relación se mantenga. No sirve criticar, opinar y aconsejar o plantear problemas que haya en casa, o fuera de ella, hará que no queden cosas en el tintero y que conozcamos las carencias y necesidades que existen.

 5. No cambiar. A medid que vamos conociendo más cosas de nuestra pareja, puede que muchas no sean de nuestro agrado. Tratar de cambiarlas sólo hará que a la larga surjan frustraciones y que nuestra pareja sienta que no la aceptamos. Querer a alguien incluye querer sus defectos y «malos hábitos», al igual que tendrá que hacer la otra parte con nosotros.

Síguenos

572FansLike
107Seguidores+1
1FollowersFollow

Utilizamos cookies propias y de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias según su navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información >

ACEPTAR
Aviso de cookies