Las expectativas en una primera cita

Las expectativas en una primera cita

Las expectativas en una primera cita

Cuando quedamos con alguien por primera vez, nos asaltan miles de dudas y miedos que pueden hacer que esta no salga todo lo bien que nos gustaría.

Ya sea con una persona que hemos conocido por internet, una cita que nos ha organizado un amigo o una cita a ciegas programada por un compañero del trabajo, siempre iremos a la cita sin conocer a la persona, por lo tanto, la primera impresión será lo más importante. Las expectativas que se crean alrededor de esa persona, suelen ser el principal motivo de que todo salga mal. Normalmente se aconseja que no pongamos el listón muy alto, porque puede que, aunque la persona nos guste, no haya llegado a cumplirlas.

Es normal estar nervioso/a ante una primera cita pero debemos ser realistas. El físico es una parte importante pero no lo es todo. Una buena conversación, compartir intereses, y sentir ese “feeling” son cosas que harán que la relación pueda llegar a buen puerto. Por otro lado, la primera cita no debe durar muchas horas, es preferible que sea corta pero intensa.

Cuando quedamos con alguien por primera vez, romper el hielo no resulta fácil y pueden surgir muchos momentos de silencios incómodos. Por eso, una cita corta para verse y tomar una primera impresión nos guiará sobre si queremos o no tener una segunda cita. Por eso, crearse expectativas es bueno, pero no deben ser irreales ni extraordinarias. Además, las primeras citas no siempre salen bien, pero podemos dar una segunda oportunidad por eso de los nervios. Al despedirse, no es necesario decir nada que dé pie a una segunda cita. Si no ha sido de nuestro agrado, podemos despedirnos con un “ha sido un placer” o “gracias por la cita”, cosas que no den impresión de querer ir a más.

Te gustó el artículo?
Share the Love
Mantente actualizado!

Sin Comentarios

Deja tu comentario