Cómo mantener la dignidad tras una ruptura

Cómo mantener la dignidad tras una ruptura

Mantener la dignidad tras una ruptura

 

No eres tú soy yo, ya no estoy enamorad@ de ti, no buscamos lo mismo, etc. Estas son las frases que más se pronuncian en el momento de romper una relación pero, aunque creemos que es el momento más duro, lo que viene después no es más agradable.

Seamos nosotros los que dejamos o los dejados, tras una ruptura hay una serie de “reglas” a cumplir para que nuestra dignidad no se vea manchada. Aunque no es fácil dejar una relación de una forma amistosa, pocos lo consiguen, para bien o para mal lo mejor es pasar página e intentar no tratar más con nuestra ahora ex-pareja. Las “reglas” que hemos mencionado antes se podrían resumir así:

Borra su teléfono. Un mal día, una fiesta descontrolada o tener ganas de guerra pueden hacer que caigamos en la tentación de volver a contactar, sobre todo en las primeras semanas, por eso es importante borrar su número de nuestra agenda.

No hables mal. Aunque la ruptura haya sido de malas formas, no debemos ir por ahí hablando mal de la otra persona, además de parecer que estamos despechados, seremos nosotros los que peor quedaremos con ese comportamiento infantil.

Los amigos. Posiblemente compartáis amistades en común. Jamás intentes poner en una situación complicada a tus amistades tratando de ponerlas en contra de tu ex-pareja. Comprende que para ellos también es una situación difícil y no tienen porqué elegir.

Saludar o no saludar. Puede darse el caso de que nos encontremos con nuestra ex-pareja por la calle y habrán dos opciones: saludarle o no. Si no estamos preparados, nadie nos obliga a hacerlo, sobre todo para no crear una situación incómoda y forzada que pueda acabar peor de lo que empiece.

Arriba el ánimo. Cuando una persona es dejada por su pareja puede que su autoestima se vea afectada como resultado de un sentimiento de desaprobación o rechazo. Aquí entra nuestra madurez y nuestra capacidad para entender una ley universal: hay más peces en el mar. No todos estamos hechos para todos y simplemente las relaciones pueden terminar.

Te gustó el artículo?
Share the Love
Mantente actualizado!

Sin Comentarios

Deja tu comentario